Impago de la Pensión de Alimentos: me he quedado sin trabajo y no puedo pagarla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Índice de Contenidos

En estos tiempos de crisis es frecuente que muchos de los progenitores que están obligados a pagar una pensión de alimentos a sus hijos se queden sin trabajo y, por tanto, sus ingresos disminuyan notablemente o incluso que se extingan, no pudiendo pagar la pensión de alimentos a sus hijos.

Impago de la Pensión de Alimentos: Código Penal y Convenio Regulador.

Lo primero que hay que saber es, que si estás en esta situación, no puedes dejar de pagar la pensión de alimentos por voluntad propia, pues te arriesgas a que el otro progenitor te denuncie por abandono de familia, sancionado en el Código Penal con pena de prisión de tres meses a un año o multa de 6 a 24 meses.
Cuando un matrimonio con hijos se separa o se divorcia, debe establecerse el denominado Convenio Regulador donde se fijan una serie de medidas entre las que se encuentra el importe de la pensión de alimentos que debe pagar el progenitor que no convivirá con los hijos a favor de éstos.
Para la fijación de esa cantidad se debe tener en cuenta, en el momento de establecerse el Convenio:

  • La capacidad económica de ambos progenitores.
  • El número de hijos.
  • Los gastos y necesidades de los hijos.
  • La atribución del uso de la vivienda a favor de uno de los cónyuges.
  • Otras circunstancias relevantes (ej. El progenitor no custodio tenga que irse a vivir a otra localidad).

¿Se puede modificar el convenio regulador?

Como dice el dicho “La vida da muchas vueltas” y, tu vida puede cambiar de la noche a la mañana, quedándote sin trabajo y sin ingresos con los que poder pagar la pensión a tu hijo.

En esta situación, lo que se ha producido es una alteración importante en las condiciones que sirvieron para fijar en su día la pensión de alimentos, es decir, en su día tú trabajabas y podías hacer frente a esa obligación, ahora estás en el paro, con unos ingresos mucho menores o incluso sin ingresos, por lo que te resulta imposible cumplirla.

Ante esto, lo que debes hacer es pedir una modificación de medidas definitivas de ese Convenio Regulador –en particular que se modifique la cuantía de la pensión de alimentos–, al haberse producido una alteración importante en los ingresos que percibías en el momento de establecerse la pensión y los ingresos que percibes ahora.

Dependiendo de si cobras paro o subsidio o no tienes ningún ingreso podrás optar por:

Impago de la Pensión: cobrando el paro o subsidio

Si cobras paro o subsidio y tus ingresos se han reducido notablemente, podrás pedir al juez que se reduzca el importe de la pensión de alimentos y, dependiendo del caso, incluso al mínimo vital –oscila entre 90 a 150€ por hijo–, destinando el resto de los ingresos a tu propia subsistencia.

Impago de la Pensión: sin ingresos

Si no tienes ningún ingreso, podrás solicitar al juez que se suspenda la obligación de pagar la pensión de alimentos hasta que encuentres otra vez trabajo, pues no es lógico que tengas que pagar una pensión de alimentos a tu hijo cuando tú no puedes atender tus propias necesidades.

MODIFICACIÓN DEL CONVENIO REGULADOR POR CAMBIO DE LAS CONDICIONES EN EL PROGENITOR CUSTODIO

Esta modificación de medidas no solo es posible cuando se ha producido una alteración importante en las condiciones del progenitor no custodio, también es posible si se ha producido dicha alteración en el otro progenitor.

Por ejemplo, si cuando se aprobó el Convenio Regulador se fijó que tú tenías que pagar la pensión de alimentos porque en ese memento el progenitor que convive con los hijos no estaba trabajando y carecía de ingresos y ahora sí trabaja, puedes pedir al juez que se modifique la cuantía de la pensión de alimentos, pues se ha producido una alteración importante en la situación económica del otro progenitor, debiendo establecerse el importe de la pensión en proporción a las posibilidades económicas de ambos progenitores.

Si estás en esta situación lo mejor que puedes hacer es acudir a un abogado, plantearle tus circunstancias, pues cada caso es único, él te asesorará y te dirá que trámites tienes que hacer para no infringir el Convenio Regulador y evitarte dolores de cabeza innecesarios.

Divorcios y Separaciones

¡No dejes que sea una fuente de problemas!

Somos abogados expertos en divorcios y separaciones. Hemos hecho este eBook para ti, para que puedas afrontar este complejo.